mi música

Algo sobre mi

Algo sobre mi:

En lo que yo soy ahora han influido tanto las circunstancias de mi vida, como las personas que han desfilado por ella.


Entre las personas, los primeros mis padres. Mi padre, que por desgracia ya no vive, es la persona más honrada, justa y responsable que he conocido. Parece un tópico, sobre todo porque ya no esta, pero es la realidad, jamás le vi apartarse de lo que era correcto y repito honrado.

Mi madre, pues parecida a mi padre, una persona íntegra y con infinito espíritu de sacrificio hacia los demás y una sensatez y sensibilidad que hace que sea imprescindible pilar de la familia.

Mis hermanos, cuatro, todos chicos, bueno como es normal tenemos nuestros mas y nuestros menos, pero en general nunca llegó la sangre al río y sé que detrás de mi están todos, los cuatro para recogerme si caigo. Y lo mismo para cada uno, siempre estamos, incluso antes de que se nos llame.

Y una tía que es casi mi segunda madre.

Y después mis amigas, las que conservo desde que tenía 11 meses (si, meses) que fue cuando llegamos al barrio de Madrid, allá por los años... me cuesta decir mi edad, no es que me sienta mayor, pero si digo la edad lo voy a parecer.

Y ya solo quedaría nombrar el resto de personas que he ido conociendo y que casi todas han sido buenas y han dejado una imborrable huella dentro de mi. (las menos buenas también dejaron huella, por desgracia)

Me queda por mencionar a mi propia familia, quiero decir la que creé yo misma junto a mi marido, y se compone, de momento de él y mis dos hijos. Digo de momento porque ellos están ya en edad de empezar a vivir su propia vida,el mayor hace tiempo que la comparte con alguien, aunque todavía vive en casa con nosotros y la pequeña ya tiene también un proyecto (y que pena me da que se hagan tan mayores). Pero todo forma parte de un ciclo, que es el de nuestra existencia.

Y a esto añadiremos lo que tengo propiamente mío, que algo habrá también, aunque soy bastante simple e influenciable, con lo cual me acoplo a casi todas las situaciones y no me ha ido mal de esta manera.

Si habéis aguantado este pequeño tostón y os quedan ganas podéis leer algo de lo que escribo, que es como yo sencillo y simple.

Me habéis visitado todas esta veces...

Seguidores

Visita también mi segundo bog: http://rosquillasalpoder.blogspot.com.es/

------Gifs Animados - Imagenes Animadas

POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS

POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA  DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS
POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER
8 de Marzo: LAS MUJERES MOVEMOS EL MUNDO.

Mi otro blog

Mis libros preferidos.

Mis libros preferidos.
Este blog tiene otra página con los libros que me gustan o voy leyendo este año.

viernes, 26 de abril de 2013

Los cuentos del pan


- ¿Y ahora qué hacemos?

Se quedó callada, era verdad ¿ahora qué hacían? Por un momento empezó a pensar que no había tenido una buena idea al ofrecerse a quedarse con Nerea en la panadería, pero enseguida recapacitó.

- Pues te puedo contar un cuento.
- Vaaaale, el de Caperucita?
- No, el de Nieves.
- El tuyo, tú te llamas Nieves.
- Si el mío.

    Acomodó a la niña alrededor de la mesa camilla que había en un rincón de la tienda, le hizo quitarse el abrigo y ambas se pusieron cómodas. Antes de empezar a hablar miró a su alrededor, nunca le pareció más confortable aquel lugar.
    Puso dos tazas de leche a calentar, y dejó que Nerea se echara todo el cacao que quisiera, aunque vigiló que no sobrepasara tres cucharadas. Y con el calorcito que dejaba la leche en sus manos empezó una historia:
- Hace muchos años, en una ciudad pequeñita, vivían Juan y Manuela, hacía dos veranos que se habían casado. Y por fin ese invierno Manuela supo que pronto los visitaría la cigüeña.
- Para qué les iba a visitar la cigüeña?
- Antiguamente cuando una mamá iba a tener un bebé se decía que iba a venir la cigüeña- y antes de que Nerea preguntara el correspondiente ¿por qué? Ella se adelantó- Porque se decía que a los niños los traía la cigüeña, porque era costumbre decir esto y lo hacía todo el mundo.
-Vale y que pasó?
- Juan y Manuela estaban muy, muy contentos con la llegada de su bebé, y los dos estaban seguros de que sería un niño. Juan solo tenía hermanas y siempre deseó jugar con un niño. Y Manuela no tenía ni hermanos ni hermanas, así que le daba igual y solo quería ver contento a su marido.

Cuando el invierno tocaba a su fin, y el viento era mucho más cálido, y en el jardín algunas plantas empezaban a enseñar brotes verdes en sus troncos, Manuela sintió que su barriga era ya tan grande que no podría crecer más.
Esa noche al acostarse, tenía una sensación rara en su interior. Juan le dijo que sin duda era porque había cambiado el tiempo, se había vuelto tan frío que hasta parecía que iba a nevar.
- Si aquí no nieva nunca, le dijo Manuela.

Pero  a la mañana siguiente, cuando levantaron la persiana del dormitorio, vieron que todo estaba cubierto de una gruesa capa blanca. Era preciosa, tan blanca, que a Manuela le hubiera gustado preguntar a los copos con qué se lavaban para estar tan limpios.

Pero no pudo ni preguntar eso ni nada, porque sintió que el bebé estaba llegando. Juan corrió todo lo que pudo, pero con cuidado a la vez, para no caerse en la resbaladiza nieve. En seguida trajo el coche a la puerta de casa, y Manuela subió torpemente, y un poco asustada, traer un bebé al mundo, no era cosa sencilla.

Pero unas horas más tarde, en el hospital de la ciudad, el nuevo bebé estaba en manos de su nueva mamá y su papá lo miraba tan embelesado que se le cayó una gruesa baba, justo en su naricita.- Nieves hizo una pausa, pues Nerea reía divertida, sin duda imaginando la caída de la baba en la nariz de la bebé. Y prosiguió:
- Ten cuidado que me ahogas a la niña!! Y entonces cayeron en la cuenta de que había sido una niña, y no tenían pensado ningún nombre de niña.

 Muy preocupados se quedaron en silencio, mirando por la ventana y viendo cómo los blancos copos de nieve seguían cayendo juguetones. Hasta que los dos gritaron a la vez: NIEVES!!! Y con su grito la niña se asustó y comenzó a llorar, mientras ellos reían, Nieves, se llamará Nieves.

Nerea se quedó unos segundos con la boca abierta y una grandísima sonrisa, y de pronto empezó a aplaudir.
Menos mal, pensó Nieves, no tengo que preguntar si le ha gustado, está bastante claro.
Y la puerta de la panadería se abrió. La madre de Nerea volvía para recogerla después de hacer sus recados, y estaba asombrada al ver la escena.


 Asun® 26 de abril de 2013

Obra: Niños comiendo uvas y melónAutor: Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682)Fecha: Hacia 1650Estilo: BarrocoTécnica: Óleo sobre lienzo