mi música

Algo sobre mi

Algo sobre mi:

En lo que yo soy ahora han influido tanto las circunstancias de mi vida, como las personas que han desfilado por ella.


Entre las personas, los primeros mis padres. Mi padre, que por desgracia ya no vive, es la persona más honrada, justa y responsable que he conocido. Parece un tópico, sobre todo porque ya no esta, pero es la realidad, jamás le vi apartarse de lo que era correcto y repito honrado.

Mi madre, pues parecida a mi padre, una persona íntegra y con infinito espíritu de sacrificio hacia los demás y una sensatez y sensibilidad que hace que sea imprescindible pilar de la familia.

Mis hermanos, cuatro, todos chicos, bueno como es normal tenemos nuestros mas y nuestros menos, pero en general nunca llegó la sangre al río y sé que detrás de mi están todos, los cuatro para recogerme si caigo. Y lo mismo para cada uno, siempre estamos, incluso antes de que se nos llame.

Y una tía que es casi mi segunda madre.

Y después mis amigas, las que conservo desde que tenía 11 meses (si, meses) que fue cuando llegamos al barrio de Madrid, allá por los años... me cuesta decir mi edad, no es que me sienta mayor, pero si digo la edad lo voy a parecer.

Y ya solo quedaría nombrar el resto de personas que he ido conociendo y que casi todas han sido buenas y han dejado una imborrable huella dentro de mi. (las menos buenas también dejaron huella, por desgracia)

Me queda por mencionar a mi propia familia, quiero decir la que creé yo misma junto a mi marido, y se compone, de momento de él y mis dos hijos. Digo de momento porque ellos están ya en edad de empezar a vivir su propia vida,el mayor hace tiempo que la comparte con alguien, aunque todavía vive en casa con nosotros y la pequeña ya tiene también un proyecto (y que pena me da que se hagan tan mayores). Pero todo forma parte de un ciclo, que es el de nuestra existencia.

Y a esto añadiremos lo que tengo propiamente mío, que algo habrá también, aunque soy bastante simple e influenciable, con lo cual me acoplo a casi todas las situaciones y no me ha ido mal de esta manera.

Si habéis aguantado este pequeño tostón y os quedan ganas podéis leer algo de lo que escribo, que es como yo sencillo y simple.

Me habéis visitado todas esta veces...

Seguidores

Visita también mi segundo bog: http://rosquillasalpoder.blogspot.com.es/

------Gifs Animados - Imagenes Animadas

POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS

POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA  DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS
POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER
8 de Marzo: LAS MUJERES MOVEMOS EL MUNDO.

Mi otro blog

Mis libros preferidos.

Mis libros preferidos.
Este blog tiene otra página con los libros que me gustan o voy leyendo este año.

jueves, 15 de diciembre de 2011

la bufanda

La bufanda

De repente se había acordado de aquella bufanda que le regaló su abuela, en las últimas navidades. En su momento dijo que le encantaba, pero nunca la estrenó, bueno según parece le había gustado tanto, tanto, que no quería estropearla, “curiosamente” disfrutaba mas viéndola en aquél cajón de su armario.
Y Raquel, ese día sintiéndose de ese modo más cerca de ella decidió ponérsela, la echaba tanto de menos, se repetía lo de la ley de vida y todo eso, que son cosas que inevitablemente llegan, que los abuelos nos tienen que faltar algún día, pero era duro.
Nunca fue consciente de lo cerca que estaba de ella hasta que le faltó, así de repente, por ejemplo cuando llegaba el domingo y no la oía refunfuñar que “en esta casa cada día se come más tarde, y cada uno entra y sale sin orden ni concierto”, refiriéndose claro está a ella y sus hermanos, que se habían echo mayores y verdaderamente respetaban poco los horarios.
Y se colocó la bufanda, que para su sorpresa combinaba perfectamente con su tez clara, y hasta le hacía la miel de sus ojos más dulce todavía.
Como siempre (¡qué razón, tenía su abuela!), iba tarde, así que corrió para no perder el metro, y no lo perdió, pero si perdió la bufanda, que se le escurrió justo en el momento de entrar de refilón antes de que se cerraran las puertas tras de sí.
Quiso gritar, ¿por qué le tenía que pasar esto?, se sintió perdida, desamparada, otra vez el vacío, el mismo vacío de la ausencia de su abuela, personificada de nuevo en la pérdida de su bufanda.
Llegó al trabajo desolada, además se dio cuenta de que tampoco había coincidido como todos los días con su compañero Julio, y empezó a sentir que todo le salía mal ese día, y la pesadumbre se hizo más grande todavía.
Se sentó en su despacho, comenzó con las rutinas diarias, encender el ordenador, abrir un poquito la ventana, vaciar los restos de agua de la botella que usaba para beber a lo largo de la mañana, mirar la agenda para ver como tenía la mañana, ver si había llamadas pendientes de contestar…
Entonces precedido de unos suaves golpes en la puerta entró Julio, y vio como ella seguía accionando el contestador del teléfono, con una sombra en sus ojos que desfiguraba su habitualmente serena expresión. Y se preocupó, porque Julio hacía mucho que sabía que su vida estaba ya inevitablemente unida a la de ella, que ya nunca estaría contento si ella no lo estaba, que le dolían todos los dolores que ella tuviera, que necesitaba saber en cada momento que ella respiraba, para poder respirar también, y que nunca, ni en la distancia estaría separado de ella.
Y Raquel levantó por fin la vista y le miró, y le vio preocupado y, sin saber que era ella el motivo de esa preocupación, olvidó su propia angustia, porque comprendió de pronto que lo único que le importaba más que su propia vida era él, que no podía seguir adelante sin saber que él estaba bien, que necesitaba saber que él respiraba para poder respirar ella también.
Y entonces él dijo:
- Te vi en el metro justo cuando entrabas y a mí no me dio tiempo a cogerlo, pero por suerte si cogí tu bufanda.
Y efectivamente llevaba la bufanda de ella en las manos y la iba a dejar encima de la mesa, cuando ella con una sonrisa de las que serían capaces de iluminar varios universos se levantó e hizo ademán de cogerla, pero lo que cogió fueron las manos de él y musitó un “Muchas gracias”, palabras que unidas al gesto fueron la llave que abrió para siempre la puerta de su futuro juntos.


------


Asun, 14 de diciembre de 2011