mi música

Algo sobre mi

Algo sobre mi:

En lo que yo soy ahora han influido tanto las circunstancias de mi vida, como las personas que han desfilado por ella.


Entre las personas, los primeros mis padres. Mi padre, que por desgracia ya no vive, es la persona más honrada, justa y responsable que he conocido. Parece un tópico, sobre todo porque ya no esta, pero es la realidad, jamás le vi apartarse de lo que era correcto y repito honrado.

Mi madre, pues parecida a mi padre, una persona íntegra y con infinito espíritu de sacrificio hacia los demás y una sensatez y sensibilidad que hace que sea imprescindible pilar de la familia.

Mis hermanos, cuatro, todos chicos, bueno como es normal tenemos nuestros mas y nuestros menos, pero en general nunca llegó la sangre al río y sé que detrás de mi están todos, los cuatro para recogerme si caigo. Y lo mismo para cada uno, siempre estamos, incluso antes de que se nos llame.

Y una tía que es casi mi segunda madre.

Y después mis amigas, las que conservo desde que tenía 11 meses (si, meses) que fue cuando llegamos al barrio de Madrid, allá por los años... me cuesta decir mi edad, no es que me sienta mayor, pero si digo la edad lo voy a parecer.

Y ya solo quedaría nombrar el resto de personas que he ido conociendo y que casi todas han sido buenas y han dejado una imborrable huella dentro de mi. (las menos buenas también dejaron huella, por desgracia)

Me queda por mencionar a mi propia familia, quiero decir la que creé yo misma junto a mi marido, y se compone, de momento de él y mis dos hijos. Digo de momento porque ellos están ya en edad de empezar a vivir su propia vida,el mayor hace tiempo que la comparte con alguien, aunque todavía vive en casa con nosotros y la pequeña ya tiene también un proyecto (y que pena me da que se hagan tan mayores). Pero todo forma parte de un ciclo, que es el de nuestra existencia.

Y a esto añadiremos lo que tengo propiamente mío, que algo habrá también, aunque soy bastante simple e influenciable, con lo cual me acoplo a casi todas las situaciones y no me ha ido mal de esta manera.

Si habéis aguantado este pequeño tostón y os quedan ganas podéis leer algo de lo que escribo, que es como yo sencillo y simple.

Me habéis visitado todas esta veces...

Seguidores

Visita también mi segundo bog: http://rosquillasalpoder.blogspot.com.es/

------Gifs Animados - Imagenes Animadas

POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS

POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA  DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS
POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER
8 de Marzo: LAS MUJERES MOVEMOS EL MUNDO.

Mi otro blog

Mis libros preferidos.

Mis libros preferidos.
Este blog tiene otra página con los libros que me gustan o voy leyendo este año.

jueves, 28 de junio de 2012

Historia de un espejo


Hola, aunque parezca raro soy un espejo, ¿Qué los espejos no hablan?, serán otros, yo sí. Vivo en esta casa hace mucho tiempo, desde que me trajo la dueña, mi querida amita Marina. Con Marina vive también su novio Jaime, ambos son muy jóvenes, pero un día decidieron que estando tan bien juntos, debían dar el siguiente paso y no vivir ni un minuto más separados.

Ella me descubrió en una tienda de esas donde se vende de todo y casi todo al mismo precio. En realidad no me descubrió ella, sino que yo la elegí. Se puso delante de mí y miró su reflejo y el que yo le devolví le gustó mucho. Porque los espejos podemos ofrecer la imagen que queramos de cada persona que viene a ponerse frente a nosotros.

Tenemos un sentido especial que nos hace ver su interior y según convenga damos un reflejo amable de cada uno, quizá un poquito más delgadas para alguna dama preocupada con su cintura. O aumentamos un poco la sensación de altura en algún caballero apurado, damos una dulzura especial a unos ojos un poco tristes, o un aire de confianza a los muchachos en esas edades donde solo ven fastidiosos granos en su rostro.

A Marina le devolví un reflejo aún más radiante del que ella traía, no me esforcé mucho, la verdad, pues su cara sonriente y sus ojos llenos de vida me atraparon sin remedio. Y la enamoré, pasó su mano por mi contorno y decidió que era perfecto para su vestidor. Desde entonces todas las mañanas me encargo de que su imagen sea perfecta antes de salir a enfrentarse con el mundo.

De esto hace ya más de cinco años. Y he tenido que hacer muy poco para mejorar a mi amita, porque ella está siempre preciosa, pues lo que yo veo en ella es su felicidad, desde su imagen revuelta después de una noche de pasión, hasta su bostezo de cansancio, cuando vuelve del trabajo con la lengua fuera.

A veces se viene a ver también Jaime, su amor. El me desconcierta un poco, yo veo algo detrás de sus ojos de hombretón joven y sano, es una sombra, que se acentúa cuando la mira a ella. Demasiado posesivo, me dice mi instinto. Sin embargo Marina refleja una luz especial cuando ve esos ojos de Jaime fijos en su cuerpo. Y a mí se me derrumban los argumentos en contra de él, porque solo deseo verla siempre así, brillando.

Hace unas semanas que veo en mi amita, un velo que cubre su cara, es muy tenue y recuerda al que la envolvía en los días amargos de la enfermedad de su padre, y que le robaba su alegría hasta el día en que él falleció, y se volvió tupido y negro, desfigurando su imagen. Luego se recuperó y volvió a brillar. Pero ahora ese tul oscuro empieza a empañar sus ojos de nuevo.

Y no hay nadie enfermo, incluso sé que la vida le sonríe en su carrera, pues se mira con diferentes vestidos, y zapatos, que es algo con lo que ella disfruta tanto, cambiando su aspecto para resultar más guapa y atractiva.

Hoy Marina me ha asustado, su maquillaje es excesivo, pero a mi no me engaña, yo veo por debajo de él y por encima de su forzada sonrisa. Y lo que veo no me gusta.
Me da miedo ese color violeta que se confunde con la sombra de ojos, esa que pretende iluminar su mirada, pero solo da un toque más de oscuridad al profundo abismo que se abre ante ella.

Hace varios días que mi amita no viene a mirarse, se viste de espaldas a mí. Y aún así noto sus lágrimas quemando mi superficie.
Sin embargo en un descuido he visto su rostro, se miró de reojo, no puede verse de frente, no resiste contemplar su reflejo, que yo, ya no puedo suavizar, sus ojos están definitivamente apagados, en una cara que no reconozco, sus labios hinchados y un profundo corte en la ceja.

Ha cerrado la puerta tras de sí, pero alguien la abre de una patada fuerte, impresionante. Es Jaime, pero parece otro. Su cara refleja un desprecio que no soy capaz de devolver. Solo puedo contemplar la escena, ni siquiera reflejarla.

Marina está desarmada, no ofrece ninguna resistencia, simplemente espera. Espera convencida de que es su destino, con el mismo convencimiento que tuvo, cuando esperaba sus besos, de que viviría junto a él para siempre. Ahora sabe que ese para siempre termina aquí, solo puede esperar morir junto a él.

Y se deja hacer, deja que la ira de él concentrada en sus manos apriete su cuello. Mientras su último aliento empaña mi superficie e intento retener esa imagen cual macabra fotografía de un triste final.



Asun© 28 de junio de 2012