mi música

Algo sobre mi

Algo sobre mi:

En lo que yo soy ahora han influido tanto las circunstancias de mi vida, como las personas que han desfilado por ella.


Entre las personas, los primeros mis padres. Mi padre, que por desgracia ya no vive, es la persona más honrada, justa y responsable que he conocido. Parece un tópico, sobre todo porque ya no esta, pero es la realidad, jamás le vi apartarse de lo que era correcto y repito honrado.

Mi madre, pues parecida a mi padre, una persona íntegra y con infinito espíritu de sacrificio hacia los demás y una sensatez y sensibilidad que hace que sea imprescindible pilar de la familia.

Mis hermanos, cuatro, todos chicos, bueno como es normal tenemos nuestros mas y nuestros menos, pero en general nunca llegó la sangre al río y sé que detrás de mi están todos, los cuatro para recogerme si caigo. Y lo mismo para cada uno, siempre estamos, incluso antes de que se nos llame.

Y una tía que es casi mi segunda madre.

Y después mis amigas, las que conservo desde que tenía 11 meses (si, meses) que fue cuando llegamos al barrio de Madrid, allá por los años... me cuesta decir mi edad, no es que me sienta mayor, pero si digo la edad lo voy a parecer.

Y ya solo quedaría nombrar el resto de personas que he ido conociendo y que casi todas han sido buenas y han dejado una imborrable huella dentro de mi. (las menos buenas también dejaron huella, por desgracia)

Me queda por mencionar a mi propia familia, quiero decir la que creé yo misma junto a mi marido, y se compone, de momento de él y mis dos hijos. Digo de momento porque ellos están ya en edad de empezar a vivir su propia vida,el mayor hace tiempo que la comparte con alguien, aunque todavía vive en casa con nosotros y la pequeña ya tiene también un proyecto (y que pena me da que se hagan tan mayores). Pero todo forma parte de un ciclo, que es el de nuestra existencia.

Y a esto añadiremos lo que tengo propiamente mío, que algo habrá también, aunque soy bastante simple e influenciable, con lo cual me acoplo a casi todas las situaciones y no me ha ido mal de esta manera.

Si habéis aguantado este pequeño tostón y os quedan ganas podéis leer algo de lo que escribo, que es como yo sencillo y simple.

Me habéis visitado todas esta veces...

Seguidores

Visita también mi segundo bog: http://rosquillasalpoder.blogspot.com.es/

------Gifs Animados - Imagenes Animadas

POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS

POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA  DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS
POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER
8 de Marzo: LAS MUJERES MOVEMOS EL MUNDO.

Mi otro blog

Mis libros preferidos.

Mis libros preferidos.
Este blog tiene otra página con los libros que me gustan o voy leyendo este año.

jueves, 21 de marzo de 2013

Lo que empecé a ver cuando perdí la vista



¿Se puede llorar sin ojos? Ojalá no tengas que averiguar por ti mismo esta respuesta.
Sí, se puede llorar sin ojos. También se puede llorar sin lágrimas. Es desde luego un llanto menos poético, menos vistoso, no tiene comparación. Apenas nadie se da cuenta, casi nadie repara en ello, no te sientes molestamente observada. A cambio les pagas con la misma moneda, tú tampoco les observas a ellos. No les ves.
Es curioso piensas que al perder la vista la oscuridad te va a tragar como un pozo mas sediento de ti que de agua. Y crees que vas a perder todas las imágenes que pueblan tu mente, y que solo habrá un vacío, un abismo al que el vértigo te impide asomarte.
Da vértigo, pero se pasa. Cuando al fin te decides a salir de nuevo a la calle, a salir de nuevo a la vida, encuentras que ese vacío al que temías está lleno de otras cosas. Primero la atención que has de poner en cada paso que vas a dar aúna todos tus sentidos en ese esencial cometido.
Luego te invaden los ruidos, parece que te han instalado un amplificador magnífico, captas todas las voces, y a través de ellas intuyes a sus propietarios, oyes todos los pasos, decenas de pares des pies caminando, más despacio o más aprisa. Y también intuyes a sus propietarios, taconeo para ellas, pisadas grandes y enérgicas para ellos, correteos infantiles apoyados en sus risas y voces cantarinas para los más pequeños. El mundo está en su sitio, no ha desaparecido, solo que  lo ves de otra manera, a través de tus oídos.
También sabes que las calles siguen estando ahí. Los coches... es curiosos pero reconozco algunos tubos de escape… ese catalizador… hay que cambiarlo.
Las motos, hay que envidia, nunca fui motera, pero ahora quisiera poder conducir una.
Y hasta los semáforos, oigo su clak cada vez que cambia su luz y sé perfectamente que se pone verde por el sonido detenido momentáneamente cuando los coches paran y cruzan los peatones. Es genial, lo tengo controladísimo, sé que soy más rápida cruzando que el resto de viandantes, aunque vean. Al final me gusta ponerme retos de este tipo, empiezo a disfrutar de mi nueva condición, a menudo me digo soy invidente, pero no estoy ciega.
Otra cosa en la que he reparado es en los animales, la ciudad está llena de animales, sobre todo perros, ladridos y jadeos, perros grandes o pequeños, impacientes o tranquilos. Ahora  los veo de esa otra manera, siguiendo el rastro de sus sonidos, y a veces, increíble pero cierto, de sus olores.
Pero sin duda los reyes de la fauna urbana son ¡los pájaros! La ciudad es hogar de miles de ellos. Hay infinidad de maneras de piar, cada una correspondiente a una clase de ave. Ironías de la vida, ahora que los distingo, no puedo verlos.

Así es la vida, cuando aprendes a apreciar la enorme diversidad que el universo nos ofrece, es precisamente cuando ya no puedes verlo.

La gallina ciega
Francisco de Goya, 1789-Museo del Prado, Madrid, España



Asun© 21 de marzo de 2013