mi música

Algo sobre mi

Algo sobre mi:

En lo que yo soy ahora han influido tanto las circunstancias de mi vida, como las personas que han desfilado por ella.


Entre las personas, los primeros mis padres. Mi padre, que por desgracia ya no vive, es la persona más honrada, justa y responsable que he conocido. Parece un tópico, sobre todo porque ya no esta, pero es la realidad, jamás le vi apartarse de lo que era correcto y repito honrado.

Mi madre, pues parecida a mi padre, una persona íntegra y con infinito espíritu de sacrificio hacia los demás y una sensatez y sensibilidad que hace que sea imprescindible pilar de la familia.

Mis hermanos, cuatro, todos chicos, bueno como es normal tenemos nuestros mas y nuestros menos, pero en general nunca llegó la sangre al río y sé que detrás de mi están todos, los cuatro para recogerme si caigo. Y lo mismo para cada uno, siempre estamos, incluso antes de que se nos llame.

Y una tía que es casi mi segunda madre.

Y después mis amigas, las que conservo desde que tenía 11 meses (si, meses) que fue cuando llegamos al barrio de Madrid, allá por los años... me cuesta decir mi edad, no es que me sienta mayor, pero si digo la edad lo voy a parecer.

Y ya solo quedaría nombrar el resto de personas que he ido conociendo y que casi todas han sido buenas y han dejado una imborrable huella dentro de mi. (las menos buenas también dejaron huella, por desgracia)

Me queda por mencionar a mi propia familia, quiero decir la que creé yo misma junto a mi marido, y se compone, de momento de él y mis dos hijos. Digo de momento porque ellos están ya en edad de empezar a vivir su propia vida,el mayor hace tiempo que la comparte con alguien, aunque todavía vive en casa con nosotros y la pequeña ya tiene también un proyecto (y que pena me da que se hagan tan mayores). Pero todo forma parte de un ciclo, que es el de nuestra existencia.

Y a esto añadiremos lo que tengo propiamente mío, que algo habrá también, aunque soy bastante simple e influenciable, con lo cual me acoplo a casi todas las situaciones y no me ha ido mal de esta manera.

Si habéis aguantado este pequeño tostón y os quedan ganas podéis leer algo de lo que escribo, que es como yo sencillo y simple.

Me habéis visitado todas esta veces...

Seguidores

Visita también mi segundo bog: http://rosquillasalpoder.blogspot.com.es/

------Gifs Animados - Imagenes Animadas

POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS

POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA  DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS
POR FAVOR NO OLVIDES NUNCA DEFENDER LOS DERECHOS HUMANOS

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER
8 de Marzo: LAS MUJERES MOVEMOS EL MUNDO.

Mi otro blog

Mis libros preferidos.

Mis libros preferidos.
Este blog tiene otra página con los libros que me gustan o voy leyendo este año.

viernes, 7 de junio de 2013

Caperucita roja en el metro.

     De nuevo tenía a caperucita delante de él, en el metro, y como siempre envuelta en su abrigo rojo. Hacía calor, la primavera estaba a la vuelta de la esquina, y ella tuvo que quitarse el abrigo, lo que vino a hacerle pensar que ya no iba a parecer caperucita roja, si dejaba de usarlo.

     Habían pasado tres meses, hacía calor, y de nuevo en el vestíbulo del metro estaba ella.

     Corrió con todas sus fuerzas hasta llegar a su lado. Caperucita sollozaba, tambaleándose. Casi sin detenerse le pasó un brazo por los hombros y la consoló, para en seguida seguir su loca carrera.
     Por fin le alcanzó, y sin reconocerse a sí mismo, le arrebató el bolso. Le costó un fuerte forcejeo, el carterista tenía manos duras como garras, y la destreza y fuerza de un lobo joven, pero él tenía determinación y valor, como un leñador fuerte del bosque.

     Cuando volvió junto a la muchacha, se lo devolvió tiernamente, mientras ella alisaba nerviosa, su brillante vestido rojo.




Asun© 16 de abril de 2013

25 comentarios:

  1. Bonito cuento, Asun. Y qué bien que tenga final feliz.
    No me extraña que ese "metro-pánico" te inspire. Tantas miles y miles de vidas cruzadas, cada día, tienen que ser una fuente infinita de historias. Vaya, en el fondo va a tener su encanto eso de ir en un tren bajo tierra.

    Felices sueños. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esteban he publicado esta entrada pensando en ti, para que veas que es verdad que no solo escribo allí, sino que inspira muchos de mis relatos.
      Otro amigo, que curiosamente también se llama Esteban, me dijo que debería hacer una especie de diario de a bordo, que incluyera todos mis cuentos que transcurren en él.
      Un besote desde Madrid.

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias, Asun. ¡Es un honor!
      Pues creo que es una buena idea la de mi tocayo. El metro, no sé, yo siempre lo he sentido como algo... exótico, no es del todo la palabra adecuada; es, que no creo que me acostumbrase nunca por mucho que lo utilizase. Tengo buenos recuerdos del metro de Madrid, salvo esta última vez, siempre lo utilizo cuando voy; fue el primero que conocí. Aquí lo tenemos desde hace pocos años, y lo uso poco. Pero nunca deja de sorprenderme el inmenso mosaico de seres humanos que viene a ser. Tienes una fuente de inspiración potente e inagotable.
      Feliz domingo. Un beso.

      Eliminar
  2. Pobrecito lobo, me recuerda este poema:

    En el vagón del metro Esaú pide
    unas monedas para el bocadillo,
    exiliado de sí, pasa la gorra
    mientras recuerda con atroz nostalgia
    aquel tiempo perdido, lo bien
    que a Jacob le salían las lentejas...

    Abracitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amando comprendo que el lobo inspire algo de compasión, pero no se puede ir por la vida dando tirones de los bolsos de las jovencitas, quizá esa joven también llevaba todo lo que tenía en ese bolso.
      Tu poema me ha dado también mucho que pensar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Bonito relato que además gusta que acabe bien.
    Pequeñito y tierno.
    Querida Asun, te envío muchísimos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabriel mi querido amigo, te mando mis beso para toda la familia, feliz domingo.

      Eliminar
  4. Que suerte que hubiera un leñador al quite, porque mira que hay lobos en el metro, yo también soy madrileña.

    Ya conozco el camino de tu casa, volveré.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor será que no nos tenga que salvar nadie, que no nos roben nunca el bolso, ni en el metro ni en la calle.
      Un beso de madrileña a madrileña.

      Eliminar
  5. Un bonito cuento, Asun, cuidadp con el metro.... Un beso Asuncioncita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Tigu, el metro es ese lugar donde pasamos media vida los madrileños.
      Eso que os perdéis los que gozáis de vistas tan bonitas como las de tu foto.
      Te vas acercando a mi nombre de cuando era pequeña, aunque no era Asuncioncita exactamente.
      Besos.

      Eliminar
  6. He vivido 35 años en Madrid y he conocido diversos lobos pero también lobas jajajaj

    Gracias por compartir mi niña

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Victoria, hay de todo, esa fauna urbana. Las lobas son peores me parece a mi.
      Gracias a ti por tu visita.
      Besos

      Eliminar
  7. Me ha gustado tu relato... A pesar de los lobos que lo habitan, tiene un final feliz.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, así es la vida en ese mundo subterráneo, que es el metro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola, Asun. Nunca habría situado a Caperucita en el metro. Me parece una idea genial. El metro y el bosque, ambos lugares en los que se siente una gran inseguridad. En los dos hay muchos lobos y, por desgracia, también muchas caperucitas inocente. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El metro para muchos es nuestro bosque particular, paseamos mucho por sus pasillos.
      Fue una propuesta acerca de dar una versión actual de los cuentos clásicos.
      Besos.

      Eliminar
    2. Por cierto, ¿has leído "Caperucita roja en Manhattan, de Elvira Lindo? Te lo recomiendo. Es otra visión diferente del mítico cuento. Besos.

      Eliminar
    3. No lo he leído, pero si lo tenía en mente, además porque mi hija es una enamorada de NY (no en vano es la de la foto de mi cabecera de blog)
      Seguiré tu consejo, de Elvira Lindo no he leído mas que sus Manolitos. De su marido si he leído algo mas.
      Besos

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Me alegro Penny, te imagino ya en Madrid.
      Besos

      Eliminar
  10. Hola Asun, hermoso cuento, y lo mejor de todo, con final feliz. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola, hay que actualizar los cuentos, aunque la esencia, es la misma.
      Beso

      Eliminar
  11. Asun. Como me gusta todo lo que publicas y tus maravillosas manos escriben, guiadas por una mente privilegiada que nos transportas a esos momentos que sólo tu sabes crear con tu maestría.
    Cuidate mucho. Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto tiempo, mi dulce Ariel, eres como siempre una exagerada.
      Ya me gustaría tener ese talento, o al menos una pizquita.
      Gracias por tu buen ánimo.
      Besos

      Eliminar

VUESTROS COMENTARIOS SON MI ALEGRÍA